Gregorio M.

Lo que más me gustó de mis sesiones con Ester fue su manera de crear el ambiente adecuado, de confianza, para poder hablar tranquilamente tanto de mis miedos como de mis ilusiones y planes para el futuro.
Realmente noté que Esther escuchó y empatizó conmigo, preguntando y re-preguntando desde diferentes puntos de vista para acompañarme y tomar consciencia de los cambios que estaban habiendo en mi vida durante aquellos días.
Llegamos a hablar de temas de los que he hablado con muy poca gente, y también de una manera y con una comodidad que he conseguido en pocas ocasiones.

Acabé tomando decisiones de las que sigo muy contento.